Una conmovedora historia, un valiente protagonista y un cálido lugar

Ed es un hermoso Pug, con tres patas, dado que perdió una de ellas cuando era cachorro. Algunos creen que su mamá lo lastimó, otros que nació así, pero lo cierto es que nadie puede precisar qué es lo que realmente ha sucedido. Como si fuera poco, este simpático perrito, sufre de demodexia y uno de sus testículos no ha terminado de bajar. Lo que los expertos llaman “problemas de genética”.

http://www.pugrescue.org.au

Al principio fue deambulando de un lado a otro, ya que nadie se podía hacer cargo de él como correspondía hasta que cayó en manos de una organización que vale la pena conocer y difundir: “PUG RESCUE & ADOPTION VICTORIA INC.”, un criadero de Pugs, ubicado en el Estado australiano de Victoria que se dedica a rescatar a todos los Pugs que han sido abandonados, que se encuentran enfermos, con dificultades motrices y problemas de conducta, repudiando la matanza de animales y fomentando que pueden ser rehabilitados, aunque estén en las peores condiciones, puesto que siempre va a existir la posibilidad de que puedan disfrutar de una vida plena y feliz.

El caso de Ed recorrió el mundo, debido a que se le consiguió una prótesis y hoy en día puede caminar en “cuatro patas” 🙂

En el Facebook de PUG RESCUE & ADOPTION VICTORIA INC, se encuentra la historia de Ed, que comienza con sus propias palabras “Hi I’m Ed and I only have three legs :)” (Hola, soy Ed y sólo tengo tres patas). En esta página, se relata cómo Ed fue cambiando de dueños hasta dar con el lugar y los humanos indicados. Por otro lado, cuentan paso a paso cómo se llegó a diseñar su nueva pata y los procesos por los que tuvo y tiene que pasar para poder tener una vida alegre y digna como merecen todas las criaturas del planeta.

Si bien lo que necesitaba Ed era una pata más, no era el único trabajo que había que realizar con él, teniendo en cuenta que la ausencia de la extremidad influye en todas sus articulaciones, por lo que fue llevado a sesiones de masajes y natación para mantener sus músculos firmes, así como también a disfrutar de largas caminatas en lugar de corridas.

Finalmente, luego de 8 semanas de esperar y esperar pacientemente, Ed obtuvo su pata, que llegó desde Estados Unidos.

http://www.pugrescue.org.au

Una historia que comienza con unos cuantos obstáculos, pero que, afortunadamente, tiene el mejor de los desenlaces. Por eso, es menester conocer y difundir esta organización que se dedica al cuidado, crianza y adopción responsable de Pugs, tomándola como ejemplo para que se generen nuevos centros en todo el mundo, no sólo de todas las razas, sino de todos los animales que habitan nuestro suelo. Divulgar esta información, y fomentar la expansión de refugios, puede salvar más de una vida, no les parece que vale la pena? 🙂

Silvina Rodríguez Gáspari

Anuncios