LA HISTORIA DE ROCO

El 25 de mayo de este año me encontraba junto a una amiga tomando un café de esos de la conocida cadena internacional, cuando de repente me llegó el siguiente mensaje: “¿Querés adoptar a Roco, un labrador de 3 años al que le estamos buscando un hogar?.” Sin dudarlo dije, “yo no puedo en este momento, pero algo voy a hacer”. Entendía que encontrarle una familia a un perro grande es mucho más difícil que a un cachorro, pero, como no me gusta creer en los imposibles, no perdí mi fe. Leí el mensaje en voz alta y dije “me mata no poder adoptarlo, hay que conseguirle un hogar ya.”

 Roco durmiendo

 Fue en ese instante que mi amiga, sin titubear, dijo: “yo lo adopto”. Con 20 años de amistad no necesité preguntar si podía tenerlo, si estaba segura. Confiaba ciegamente en ella porque sabía que ese sería un hogar feliz para Roco.

 ROCO Y LU

Mi amiga se llama Lucrecia y hacía rato que quería adoptar un cachorrito, sin importar las razas o no razas, porque ya tenía dos perros adultos y quería uno más cachorro para que pudiera jugar con sus nenes.  Lo que no iba a imaginarse es que iba a adoptar a un cachorrón en tamaño XL.

Lo más importante de todo esto, lo que más valor encuentro en esta historia, es que ella no necesitó ver una foto, no preguntó nada, ella supo que Roco necesitaba un  hogar y se lo brindó inmediatamente.

  Roco en el sillón

Ahora bien, ¿quién es Roco? Roco es un hermoso y gigante labrador de 3 años de edad que fue encontrado en la localidad de Hudson por un grupo de rescatistas. Pero, como ellas no podían tenerlo en sus respectivas casas, Roco pasó por tres viviendas distintas. Durante 3 meses se buscó a su familia, pero nadie lo reportaba perdido, así que, asumiendo el abandono del pobre Roco, se decidió darlo en adopción.

 Roco_Joaquín_Agustín

Así es que hoy Roco vive con una familia que lo ama y lo cuida. Muchas de esas personas a las que les gusta opinar sin pensar podrán decir “lo adoptó porque sabía que era un labrador. Me atrevo a refutar ese enunciado. Lucrecia tiene dos perros de la calle y siempre está dándome una mano en todo lo que respecta a la ayuda para con los animales. Cabe destacar también que su marido, Miguel, hace poco rescató a un perro luego de que el mismo fuera atropellado. Miguel no dudó en llevarlo a la veterinaria, hacerse cargo de los gastos, y buscarle un hogar.

Por eso no podía dejar de mencionar esta historia. Porque adhiere a los principios de En Patas y Sin Pulgas, porque queremos que vean que siempre se puede. Que esto no es sólo mérito de quien dijo “yo adopto”, pues fue gracias a la difusión de ese mensaje que este encuentro puedo hacerse posible. Por eso agradezco a mi cuñada Daniela por haberme enviado ese mensaje.

 Roco y Elena

Hace poco les traje una historia conocida desde Estados Unidos. Hoy les traigo una desde mi barrio 🙂

No dejemos pasar los mensajes que recibimos, actuemos al instante. El milagro siempre está en nuestras manos. No lo olvidemos.

Sigamos difundiendo, sigamos haciendo fuerza para que no haya más almas abandonadas.

Muchas Gracias,

Silvina Rodríguez Gáspari

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s