PERROS COTERAPEUTAS

Desde el año 2002, Córdoba cuenta con un lugar muy especial destinado a demostrar cómo la interacción entre humanos y animales puede mejorar la calidad de vida de las personas. Se trata de la Fundación Jingles, una organización sin fines de lucro, dedicada a “la asistencia en salud con la mediación de perros como facilitadores.”

Esta maravillosa labor es llevada a cabo por un gran equipo de profesionales, integrado por técnicos de diversas áreas (psicología, fonoaudiología, kinesiología, psicopedagogía, especialistas en el manejo de perros, etc.) que trabajan en interdisciplina para ofrecer mecanismos terapéuticos alternativos a cada uno de los pacientes. Asimismo, los coterapeutas, son 16 perros de diversas razas y edades que intervienen en la terapia de acuerdo a las necesidades del paciente, favoreciendo la comunicación, la expresión sonora, la gestualidad, la afectividad, entre otras.

 FJ1

En la Fundación, se tratan distintas dificultades desde la niñez hasta las afecciones de la tercera edad. Trastornos generalizados del desarrollo y afecciones del espectro autista, parálisis cerebral, déficit atencional e hiperkinesia, trastornos de conducta y del aprendizaje, retrasos mentales; discapacidades motrices, sensoriales y psicológicas. Otras áreas de intervención son adicciones, minoridad en riesgo, depresión, estrés, cardiopatías, dolor crónico, Alzheimer y otras muchos más. Los objetivos de las intervenciones se diseñan según las necesidades y síntomas presentados.

En su blog http://fundacionjinglescordoba.blogspot.com.ar/ se encuentran plasmadas las experiencias de los profesionales, todos ellos expresando cómo ese espacio combina sus saberes con el amor hacia los animales. Además, los pueden encontrar en Facebook, en donde se pueden apreciar las distintas historias que se van narrando en lo allí vivenciado.

Tal como cuentan los actores, estos tipos de terapias, fundadas en los juegos y diferentes actividades que fomentan el vínculo persona – perro, no sólo han arrojado extraordinarios resultados, sino que también, como expresan los profesionales,  “no existen efectos secundarios”.

Por otra parte, la Fundación Jingles ofrece cursos de Zooterapia, Etología, como así también jornadas abiertas para dar a conocer esta modalidad terapéutica. Entre todas estas actividades, además, se llevan a cabo donaciones de “cachorros especiales” para “familias especiales”.

 fundacion logo

Una vez más, podemos confirmar la importancia de las mascotas en la vida de los humanos. Y me parece que este ejemplo de gente organizada, nos sirve para demostrar a aquellos que aún no comprenden el sentido de compartir los días con un animal que no se trata de un ser a quien sólo hay que alimentar y llevar al veterinario de vez en cuando. Los animales son la fuente de amor más pura que pueda existir, la constante prueba de que se puede seguir adelante aunque la vida nos golpee, el incentivo más bello para entender que nunca es tarde para perdonar, y, que si se lo hace cuanto antes, mejor.

Desde En Patas y Sin Pulgas celebramos que existan organizaciones como la Fundación Jingles e instamos a los lectores a difundir esta información para poder ayudar a muchos que hoy pueden estar necesitando un tratamiento como este y no tienen conocimiento de su existencia.

Como siempre, son bienvenidos los datos de centros, fundaciones y todo tipo de organizaciones que fomenten el bienestar tanto de los animales como de los humanos en todo el país y el mundo entero.

Sigamos difundiendo una cultura en la que todos pensemos en todos y en donde los animales ocupen ese lugar tan privilegiado que merecen.

Silvina Rodríguez Gáspari 

Anuncios